Historia, tradición, gastronomia... Un viaje en el tiempo

Historia, tradición, gastronomia... Un viaje en el tiempo

En la Borda de Marco estarás rodeado de altas cumbres, inmerso en un valle de origen glaciar.

El Serrablo y la Tierra de Biescas esconden paisajes poco vistos, aldeas despobladas de gran belleza y ofrecen la posibilidad de realizar variadas excursiones tomando como punto de partida todas las localidades de esta comarca.

Memoria de los tiempos pasados: las fortalezas

En la comarca del Alto Gállego encontramos el Castillo de Larrés que hace las funciones de la sede del Museo de Dibujo del Serrablo, la torre defensiva de Lárrede y, ya en el abandonado Escuer el Viejo, una torre de señorío rodeada por una pequeña muralla.

En Biescas, en la puerta del Valle de Tena, está la “Torraza” de los Acín y el Fuerte de Santa Elena construido en el siglo XVI, aunque su aspecto actual se debe a una reconstrucción del XIX.

Pucheros y artesanos con gracia

Nuestras gentes están acostumbradas a sacar el máximo partido a sus recursos aún en época de escasez, y ese buen hacer se refleja también en la gastronomía. ¿Qué me dicen sino de convertir el pan de los pastores en las sabrosas migas añadiendo sólo el sebo de cordero, aceite, agua y ajo?

Contar con excelentes materiales dada la riqueza de la huerta altoaragonesa en verduras y hortalizas y por supuesto, las legumbres ha hecho que muchos platos tradicionales tengan como ingredientes principales las verduras.

No hay que olvidarse de las setas y los hongos de diversas variedades y que tienen cada vez más un lugar destacado en la mesa de nuestra gastronomía.

A pesar de ser interior, los abundantes ríos y embalses hacen que la pesca sea mucho más que un deporte, y las capturas se trasladan a la mesa. La pieza más común es la trucha.

Tierra de excelentes carnes. El cerdo protagonista de la matacía, una tradición arraigada en toda la provincia y con fiesta propia. La casquería que alcanza niveles insospechados con tortetas, morcillas y los embutidos.

El cordero, el vacuno y las aves también ocupan un lugar privilegiado con recetas antiquísimas. Además, también hay que tener en cuenta la caza, principalmente el jabalí, el ciervo, corzo, el gamo o el sarrio.

Y para terminar la comida, una repostería de gran nivel con productos característicos prácticamente en cada lugar que visitemos.

Y por descontado, todo ello regado con vinos de la Comarca del Somontano.

Desde la Borda de Marco estamos seguros de que te quedarás con un buen sabor de boca.

Subir
Web Design by Plenummedia